No hay tensión de control.

Controle la tensión en la alarma de puesta en marcha. Si no hay 120 voltios, haga un seguimiento hacia el origen de la tensión hasta que encuentre dónde se detiene.

Compruebe si todos los botones “de detención de todos los motores” están hacia afuera.

Compruebe si el disyuntor principal está en ON (encendido).

Compruebe si se quemó el fusible de la “tensión de control”.

Compruebe si el bloque de contactos que está en la parte posterior del botón de la bocina de puesta en marcha se cierra cuando se lo oprime.